Mujeres latinoamericanas exigen fin de violencia de género

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

BOGOTÁ (AP) — Grupos feministas salieron el miércoles a las calles en varios países latinoamericanos para levantar la voz durante el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer pese a la pandemia de COVID-19.

En la capital de Colombia, varias decenas de mujeres se concentraban en la icónica Plaza de Bolívar, en frente del Congreso y la Corte Constitucional, donde realizaron actos simbólicos para luego trasladarse a la Plaza de la Hoja. “Nosotras somos la voz de las que hoy ya no están”, se leía en uno de los carteles púrpura.

Según la Fiscalía General de la Nación, entre 2015 y 2019 se registraron 730 casos de feminicidio en el país. “La mayoría de los feminicidios pueden evitarse si se hace caso a las denuncias de las mujeres”, dijo Beatriz Quintero, de la Red Nacional de Mujeres, durante un evento citado por la Presidencia de la República.

Las manifestantes en Bogotá llamaban la atención sobre el peligro que corren las mujeres al ejercer un liderazgo político y social. “No más asesinatos contra lideresas”, dijeron. La Misión de Observación Electoral (MOE) ha documentado 16 asesinatos, 68 amenazas, 11 atentados y una desaparición en lo que va de 2020.

La preocupación por el aumento de la vulnerabilidad para las mujeres durante el confinamiento además fue manifestado por la Comisión Económica para América y el Caribe (CEPAL). “La saturación de los servicios de salud por causa de la crisis sanitaria y las restricciones a la movilidad han afectado la atención a las víctimas de violencia sexual”, advirtió el organismo este 25 de noviembre.

El Observatorio Colombiano de las Mujeres de la Vicepresidencia de la República señaló que al inicio de la cuarentena -entre el 25 de marzo y el 28 de mayo- las llamadas de alerta por violencia intrafamiliar crecieron en 162% con respecto a 2019, superando las 6.200.

Durante la cuarentena, que terminó oficialmente el 1 de septiembre, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses reportó 4.863 casos de violencia sexual y 3.384 casos de violencia intrafamiliar contra mujeres.

En Perú, medio millar de mujeres marcharon por las calles del centro histórico de Lima congregándose en la Plaza San Martín, a pocas cuadras del palacio presidencial y el Congreso.

Entre lágrimas Mónica Sanchez, de 65 años, pidió justicia para su hija Andrea Rivera Sánchez, de 25 años, asesinada en noviembre de 2018. “A ella la mataron delante de sus dos hijos, el hombre la degolló y fue sentenciado a cadena perpetua. Ahora el asesino de mi hija apeló para que le reduzcan la pena, diciendo que está loco”, dijo Sánchez a la AP.

Hay crímenes que faltan por ser esclarecidos, como el de la estudiante de 19 años Lesly Valeria Vicente, encontrada muerta en junio de este año. “Hasta el día de hoy no hay responsables ni sospechosos”, relató su hermana, Rosmeri Vicente, a la AP.

En Ecuador también hay preocupación por los feminicidios porque en los últimos seis años se han registrado 431.

En el 66,3 % de los casos, los feminicidas eran las parejas o exparejas de las víctimas y en el 7,9 % los responsables fueron los padres o padrastros, una mínima parte de los cuales han sido condenados por la justicia a pesar de que desde agosto de 2014 entró en vigencia el Código Integral Penal, que castiga con penas de entre 22 y 26 años a quienes hayan cometido femicidio.

En Bolivia se realizó un acto convocado por el gobierno del presidente Luis Arce al que se invitó a familiares de víctimas de feminicidio.

En medio del acto, la activista feminista María Galindo estuvo presente con un letrero que decía “Investigación contra Evo Morales por estupro”, en referencia a la denuncia que se le instaló al exmandatario por ese presunto delito según el gobierno interino de Jeanine Áñez el mes pasado, antes de las más recientes elecciones presidenciales.

“He venido con mucho respeto a pedir de rodillas la investigación”, mencionó. “Las niñas, mujeres, no pueden ser una mercancía para sus familias y tampoco pueden ser un juguete sexual para ningún caudillo”, expresó Galindo a radio Erbol.

Paralelamente se registraron pequeñas protestas de mujeres exigiendo justicia para las víctimas de violencia y que se aceleren las investigaciones policiales y la justicia ya que en el país existe un 75% de retraso en la imparticición de ésta.

Las mujeres en Argentina también se sumaron a las movilizaciones y por la noche se tiene prevista una marcha en Buenos Aires desde Plaza de Mayo al Congreso para protestar contra la violencia de y reclamar la despenalización del aborto.

Además, el gobierno presentará una campaña de prevención denominada “Argentina unida contra las violencias de género” en la Casa Rosada.

En la capital guatemalteca una marcha conmemorando el día de la no violencia a las mujeres aglutina a varias cientos de personas. “Esta es una manifestación pacífica”, gritan mujeres que acompañan la protesta, en referencia una manifestación del fin de semana pasada, donde la policía reprimió a manifestantes. Varios videos se hicieron virales donde policías golpean, tiran al suelo y arrastran a mujeres mientras son arrestadas por manifestar contra las políticas de gobierno del presidente Alejandro Giammattei.

La marcha recorre el centro de la capital en la que se pueden leer carteles que exigen una vida libre de violencia o con cifras estremecedoras sobre violencia sexual a mujeres. “Entre marzo y julio (en medio de la pandemia) la Fiscalía recibió 1.912 denuncias de violación sexual a mujeres”.

———————————————-

Los periodistas de AP en Buenos Aires, Almudena Calatrava; Guatemala, Sonia Pérez D.; Perú, Franklin Briceno; Bolivia, Paola Flores y Ecuador, Gonzalo Solano, colaboraron con esta nota.

Prensa Asociada


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *