Fulcar ha pasado de ser un soñador a ser el verdugo del personal del Ministerio de Educación

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

De Jaime Aristy Escuder

Santo Domingo, RD.- El ministro de Educación, Roberto Fulcar, ha establecido una aplanadora en su Ministerio. La decisión de despedir a 22 mil personas, justo antes de la Navidad, no tiene precedente en la República Dominicana.

De acuerdo con lo publicado en la prensa, se trata de personas humildes que trabajan por un sueldo mínimo, que es la principal fuente de ingresos de sus respectivos hogares.

La decisión de Fulcar tiene como impacto directo el aumento de la incidencia de la pobreza extrema en el país. No cabe duda de que esas personas, que trabajaban como secretarias, bedeles, mayordomos, monitores, digitadores, entre otros, aportan un ingreso único o complementario en su hogar, cuya pérdida implica un deterioro de su nivel de bienestar.

Debe tomarse en cuenta que despedir 22 mil personas significa afectar hogares con una población total de cien mil personas.

Se nota que el Ministro de Educación no tiene conocimiento sobre el impacto que tiene su decisión sobre los indicadores de pobreza, lo cual se agrava debido a que la pandemia del COVID-19 afecta negativamente la economía y la capacidad de generación de empleo en el país.

Fulcar ha pasado de ser un soñador a ser el verdugo del personal del Ministerio de Educación.

En noviembre, cuando inició el año escolar, el ministro Fulcar dijo que tenía un sueño de un sistema educativo moderno y capaz de suplir la educación que requieren los niños dominicanos para ser futuros profesionales. Lamentablemente, no dijo que su sueño incluía también acciones que implicaban una terrible pesadilla para miles de dominicanos, que hasta hace poco formaban parte de las escuelas públicas nacionales.

Es una pena que las autoridades del Ministerio opinen que esos despidos masivos constituyen, simplemente, “cambios de rutina.”

El presidente Luis Abinader, que se definió como el presidente de todos los dominicanos, debe intervenir y corregir el daño provocado por Fulcar. Después de las elecciones del pasado mes de julio, el presidente Abinader habló al país y señaló que él no era el presidente únicamente del PRM, sino de todo el pueblo dominicano. Si así es, pues que evite que la aplanadora de Fulcar siga dañando a las familias pobres de este país.

Tomado de CDN Noticias


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *