Análisis: el carácter de Trump lo hace incapaz de enfrentar este histórico momento

“En un presidente, el carácter lo es todo”, escribió la reconocida escritora de discursos Peggy Noonan. Y ahí radica la incapacidad del presidente Donald Trump para enfrentar este momento estadounidense.

(CNN) — “En un presidente, el carácter lo es todo”, escribió la reconocida escritora de discursos Peggy Noonan. Y ahí radica la incapacidad del presidente Donald Trump para enfrentar este momento estadounidense.

Noonan se refirió, en un ensayo que conmemora a su antiguo jefe, Ronald Reagan, a las cualidades humanas detrás del liderazgo exitoso en la Casa Blanca. Empatía, coraje, visión, decencia, franqueza: estos rasgos han producido los momentos presidenciales que resuenan en la historia.

La evidente ausencia de esas cualidades en Trump lo deja excepcionalmente mal equipado para manejar los desafíos entrelazados de una pandemia de salud públicacolapso económico y conflicto racial que la nación enfrenta en este momento. Los resultados han estimulado la enemistad, la división y las dificultades en todo el país

Considere algunos de los eventos principales que ayudaron a definir a las cabezas del ejecutivo durante el siglo pasado. Hay un contraste poco halagador con el titular actual.

Después de Pearl Harbor, Franklin Roosevelt preparó a los estadounidenses para la lucha que se avecina siendo franco con ellos: “No solo será una guerra larga, será una guerra dura”. Trump ha engañado a los estadounidenses sobre muchos aspectos de la crisis actual: minimizando la amenaza del coronavirus, exagerando las posibilidades de una rápida recuperación económica, distorsionando la naturaleza de las protestas al describir a los participantes como “pirómanos, saqueadores, criminales y anarquistas que quieren destruir … nuestro país”.

Harry Truman demostró responsabilidad presidencial al declarar “El dinero se detiene aquí”. Trump esquiva la responsabilidad e insiste desde el Rose Garden  de la Casa Blanca que “no me hago responsable en absoluto” por las fallas del coronavirus.

Dwight Eisenhower utilizó los poderes extraordinarios de su oficina para propósitos nacionales primordiales al enviar tropas federales para proteger a los estudiantes negros que integraban las escuelas de Arkansas. Trump envió oficiales federales para dispersar por la fuerza a los estadounidenses en protesta pacífica por la brutalidad policial que le quitó la vida a un hombre negro desarmado.

John F. Kennedy convocó a la nación con propósitos compartidos: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregunta qué puedes hacer por tu país”. Cuando la invasión de Cuba por la Bahía de Cochinos en su guardia se convirtió en un fiasco, Kennedy aceptó la responsabilidad personal.

‘Solo yo puedo arreglarlo’

Trump hace del engrandecimiento personal su tema constante, diciéndole a los estadounidenses “Solo yo puedo arreglarlo” y agradeciéndose públicamente por los avances positivos. Curiosamente, responde a los contratiempos del coronavirus, los disturbios civiles y cualquier otra cosa culpando a otros.

Lyndon Johnson avanzó el ideal estadounidense de igualdad con la legislación de derechos civiles, incluso cuando predijo con precisión que socavaría a su partido político en el sur. Los votantes blancos disgustados por esa decisión ayudaron a los republicanos a dominar las elecciones presidenciales durante una generación.

Ahora que un electorado nacional transformado prefiere a los demócratas, Trump se une a otros republicanos en esfuerzos opuestos para facilitar la votación durante la amenaza de pandemia. Reconoce que los niveles de votación más altos perjudican a los republicanos.

Ronald Reagan inspiró a una nación asediada con la visión de Estados Unidos como una “ciudad brillante en una colina”. Su primera inauguración colocó el “idealismo y el juego limpio” en el centro de la fuerza del país.

Trump defendió al autócrata ruso cuyos servicios de inteligencia ayudaron a su campaña burlándose de Estados Unidos y diciendo a un entrevistador: “¿Crees que nuestro país es tan inocente?”. En su primer acto acusó a sus predecesores de infligir “matanzas” a los electores para su beneficio personal.

MÁS: ANÁLISIS | Trump se ha aislado a sí mismo de la conversación de Estados Unidos sobre el racismo

George W. Bush buscó proteger a los musulmanes estadounidenses de la intolerancia visitando una mezquita después de los ataques del 11 de septiembre de Al Qaeda. Trump pone la división racial en el centro de su estrategia política, utilizando la pandemia como pretexto para restringir las visas para nuevos entrantes y expulsar a los solicitantes de asilo.

Barack Obama usó la fe religiosa para consolar a una nación sacudida por la masacre de la iglesia de Charleston en 2015, dando un elogio y liderando a su audiencia en “Amazing Grace”. Trump, una vez que los manifestantes en su camino habían sido expulsados por la fuerza, caminó una cuadra desde la Casa Blanca simplemente para ser fotografiado frente a una iglesia, sosteniendo una Biblia en alto.

Richard Nixon, quien como resultado de los crímenes de Watergate se convirtió en el único presidente en renunciar, se autodenominó comandante en jefe de “ley y orden”, defendiendo la “mayoría silenciosa” de Estados Unidos. Trump invoca esos lemas mientras emula las tácticas polarizadoras de Nixon.

Pero incluso Nixon, aunque torpemente, una vez salió de la Casa Blanca en medio de la noche para hablar con los manifestantes contra la guerra en el Lincoln Memorial, sin cámaras presentes. La semana pasada, se enviaron tropas para bloquear los pasos al monumento.

Vacío de liderazgo

Sin nombrarlo, los predecesores de Trump en ambos partidos han tratado de llenar el vacío de liderazgo que ven. George W. Bush respondió a las explosiones de Trump contra los demócratas sobre el coronavirus esta primavera al afirmar “nos levantamos o caemos juntos”.

Después de la violenta represión del lunes contra los manifestantes fuera de la Casa Blanca, Bush declaró que “aquellos que se propusieron silenciar esas voces no entienden el significado de Estados Unidos”. Por su parte, Obama ofreció un recordatorio de que “este país fue fundado en protesta, se llamó la Revolución Americana”.

Trump responde a tales críticas con ataques personales. Pero las cifras caídas del presidente muestran que la mayoría de los estadounidenses juzgan con dureza su liderazgo.

MÁS: ANÁLISIS: Líderes militares condenan a Trump por su respuesta a las protestas

Lo mismo hacen algunos de sus antiguos ayudantes superiores. En una explosión fulminante la semana pasada, el primer Secretario de Defensa de Trump, James Mattis, consideró que la división intencional de Trump era fundamentalmente antitética a la Constitución de la nación y sus valores. El exjefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, estuvo de acuerdo.

“Creo que deberíamos mirar a las personas que se postulan para el cargo y pasarlas por el filtro”, expresó Kelly el viernes. “¿Cómo es su carácter?”

Más de tres años como presidente han hecho que los agujeros en el carácter de Trump sean inconfundibles. Presentan otros defectos, como su ignorancia de la historia y las políticas públicas, triviales en comparación.

“Un presidente no tiene que ser brillante”, escribió Noonan hace 25 años. “No tiene que ser inteligente. Puedes contratar a alguien inteligente. Pero no puedes comprar coraje y decencia, y no puedes alquilar un fuerte sentido moral. Un presidente debe traer esas cosas con él”.

CNN EN ESPAÑOL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *