Recortes de impuestos impulsan carrera espacial, y millonarios

BOCA CHICA

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 (Bloomberg) — Los dos hombres más ricos del mundo, los cuales han comprometido miles de millones de dólares de su propio dinero en una carrera espacial privada, ahora son elegibles para un impulso adicional del gobierno federal: una exención de impuestos destinada a ayudar a las comunidades pobres.

Jeff Bezos y Elon Musk habían competido durante casi una década para desarrollar motores y cohetes a través de sus compañías espaciales de propiedad privada cuando el beneficio llegó en 2018. Los sitios de sus compañías se incluyeron entre los miles de distritos en Estados Unidos designados como Zonas de Oportunidades Calificadas, parte del plan del presidente Donald Trump de usar exenciones fiscales para atraer inversiones y empleos a vecindarios en dificultades.

En ese momento, Space Exploration Technologies Corp., de Musk, estaba construyendo una operación de lanzamiento a lo largo de la frontera entre Texas y México. Blue Origin, de Bezos, llegó a un acuerdo para construir una planta de motores de cohete de US$200 millones en un parque de investigación en Alabama. Las compañías ya se habían comprometido con la creación de empleo y asegurado exenciones fiscales locales.

La calificación de los multimillonarios para el beneficio federal, que no se ha informado anteriormente, les permite evitar los impuestos a las ganancias de capital sobre el dinero que dirigen a las operaciones en la zona de oportunidad. Esas inversiones pueden quedar libres de impuestos, y si los multimillonarios mantienen sus inversiones en vigencia durante una década, cualquier apreciación puede protegerse de los impuestos federales sobre las ganancias de capital para siempre.

Ese sería un cambio valioso para Bezos, cuyas ganancias en Amazon.com Inc. lo han convertido en el individuo más rico del mundo, y Musk, que se convirtió en la segunda persona más rica del planeta a medida que el valor de su participación en Tesla Inc. ha aumentado.

Sus habilidades espaciales podrían fracasar, por supuesto. Pero también podrían generar grandes ganancias para ambos, que ya han recibido miles de millones de dólares en contratos espaciales federales entre ellos, incluido el envío de cuatro astronautas a la Estación Espacial Internacional por parte de Musk el mes pasado. Musk dijo esta semana que se ha mudado a Texas en parte para estar más cerca de las operaciones de SpaceX.

Un tercer multimillonario con ambiciones celestiales también está a punto de beneficiarse. Sir Richard Branson, actualmente número 379 en la lista de riqueza global de Bloomberg, persigue ambiciones espaciales a través de una compañía pública, Virgin Galactic, la cual opera desde sitios de California y Nuevo México que también se incluyeron en el programa.

El incentivo de la zona de oportunidad ha sido objeto de críticas desde que se introdujo como parte del paquete fiscal exclusivo de Trump. Sus detractores, incluidos académicos, activistas de los vecindarios y defensores de la justicia fiscal, dicen que el programa ha brindado escasos beneficios a las áreas empobrecidas a las que estaba destinado a ayudar. En cambio, ven poco más que exenciones fiscales para los inversores ricos.

La elegibilidad del trío espacial irrita a estos críticos en particular, porque el plan fue diseñado para estimular nuevas inversiones, en lugar de ofrecer incentivos para las empresas existentes. Pero a medida que la propuesta se convirtió en política, su redacción se amplió para que los proyectos que ya estaban en proceso en áreas que obtuvieron la designación, como los de Musk, Bezos y Branson, también calificaran. El Consejo de Asesores Económicos de la Administración Trump determinó en agosto que casi un tercio de las inversiones elegibles para estas exenciones de impuestos federales “habrían ocurrido de todos modos”, sin el incentivo.

“Sería un mal uso de los escasos recursos subsidiar a multimillonarios para salir al espacio cuando hay personas que luchan con problemas reales aquí en la tierra”, asegura Brett Theodos, un experto en desarrollo comunitario que ha estudiado el programa para Urban Institute.

Hay poca información concreta para defender o rechazar críticas como esas, en parte porque la escasa recopilación de datos del programa hace que sea casi imposible sopesar los beneficios locales del programa contra sus costos a largo plazo para los contribuyentes.

Por ejemplo, las empresas en zonas de oportunidad no están obligadas a revelar si están reclamando la exención fiscal. Aquellos que aprovechan el beneficio no están obligados a crear nuevos puestos o documentar cualquier creación de empleo, como exigían muchos programas de desarrollo anteriores.

La falta de transparencia se extendió a la forma en que se seleccionaron las zonas. Los funcionarios estatales, a quienes se les pidió que seleccionaran los distritos censales empobrecidos para su inclusión en el programa federal, no estaban obligados a consultar la opinión pública antes de tomar sus decisiones. Los estándares de selección flexibles permitieron a los funcionarios estatales y locales en algunas áreas repartir las pausas federales basadas en el favoritismo político, en lugar de la necesidad económica, según un estudio de la facultad de derecho de Duke, que no examinó los distritos de los multimillonarios.

Los tres multimillonarios y sus compañías no respondieron a las preguntas de Bloomberg News sobre si solicitaron a los funcionarios estatales la designación para sus territorios o si tenían la intención de aprovechar la exención; Blue Origin de Bezos declinó hacer comentarios para este artículo y los funcionarios de SpaceX y Virgin Galactic no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Los funcionarios estatales y locales en estas áreas ven no solo nuevos empleos sino también intangibles, como el optimismo, que puede generar un proyecto trascendental. Dijeron que basaron sus selecciones de zonas de oportunidad en la necesidad económica de las comunidades. Debido a que las compañías de los multimillonarios tienen el potencial de crear cientos de nuevos empleos, los líderes de la comunidad local dijeron que agradecían cualquier incentivo federal que pudiera alentar ese crecimiento. El sitio de lanzamiento de SpaceX de Musk en Texas, por ejemplo, ha generado 500 empleos en la región desde 2014, según un funcionario de desarrollo espacial local, aunque no se pudo determinar si alguno de ellos se puede atribuir a las recientes exenciones de la zona de oportunidad.

No está claro si el presidente electo, Joe Biden, traerá cambios radicales al esfuerzo. Uno de sus asesores económicos cercanos, Jared Bernstein, apoya el programa y coescribió el documento de investigación en el que se basa. Biden se ha comprometido a continuar, mientras exige a los inversionistas que demuestren que los proyectos benefician a la comunidad.

La opacidad del programa frustra incluso a partidarios como el senador Angus King, un independiente de Maine que se reúne con los demócratas.

“Esto es dinero de los contribuyentes”, dice King, quien ha copatrocinado un proyecto de ley para exigir una mayor divulgación de las empresas y los fondos que invierten en las zonas. “Los contribuyentes tienen derecho a saber quién lo está usando, cuánto costo y si el proyecto que se está subsidiando agregará actividad económica a la comunidad, como se supone que debe hacerlo”.

No hay disputa de que Musk está estimulando la actividad económica alrededor de Boca Chica, un asentamiento en el extremo sur de Texas. Lo que está menos claro es cuánta nueva oportunidad está creando el programa para los residentes.

Un refugio modesto para unas pocas docenas de observadores de aves y jubilados, Boca Chica se encuentra en la confluencia de playas de arena blanca, dunas y pantanos. Cuando Musk recorrió el área hace casi una década en busca de un sitio de lanzamiento para SpaceX, los funcionarios locales y el entonces gobernador de Texas, Rick Perry, lo atrajeron con más de US$30 millones en incentivos. Al comenzar el sitio en 2014, Musk citó múltiples objetivos: salvar a la humanidad colonizando Marte y traer prosperidad al sur de Texas, convirtiéndolo en el próximo Cabo Cañaveral.

Los residentes, algunos de los cuales viven a solo 100 metros del lugar de lanzamiento, temen que los líderes políticos puedan sacrificar su pueblo por el sueño galáctico de Musk. “Seguíamos esperando que se quedara sin dinero”, dice Cheryl Stevens, de 60 años, quien compró su cabaña en 2005 y la alquilaba por US$100 la noche a observadores de aves.

En el otoño de 2018, los residentes de Boca Chica comenzaron a notar una gran actividad. Antenas parabólicas gigantes fueron traídas para construir una estación de seguimiento en tierra para naves espaciales. Soldadores y generadores trabajaban las 24 horas. Módulos de cohetes se alzaban sobre el sitio. A medida que el sitio se expandía, SpaceX también comenzó a comprar las tres docenas de modestas casas de Boca Chica.

Musk finalmente reveló su nuevo plan en documentos presentados ante la Administración Federal de Aviación. Aunque SpaceX todavía tenía sus ojos en Marte, según el documento, el sitio también se usaría para pruebas en preparación para poner miles de satélites en el espacio y construir una red global de banda ancha llamada Starlink.

La actividad de construcción comenzó unos meses después de que el sitio fuera nombrado zona de oportunidad. No está claro si esos dos eventos estaban vinculados. Aun así, cualquier ganancia de capital que Musk desplegara a través de su SpaceX sería elegible para los cambios de zona de oportunidad: los millones de dólares que SpaceX ha gastado para construir hangares y plataformas de lanzamiento, el costo de completar un complejo de lujo para turistas espaciales ahora previsto en el sitio, y los pagos para comprar sus casas a los locales.

Musk, quien formó parte de dos de los consejos consultivos de negocios de Trump al principio de la Administración, ha cortejado públicamente y ganado subsidios para proyectos anteriores. SpaceX declinó responder a correos electrónicos y llamadas telefónicas solicitando comentarios sobre el proyecto.

El área alrededor de Boca Chica es una opción natural para los incentivos de desarrollo. A treinta kilómetros al oeste se encuentra una de las ciudades más pobres de Estados Unidos, Brownsville.

Ron Garza, quien era director ejecutivo del Consejo de Desarrollo del Valle del Bajo Río Grande, asegura que la administración del gobernador Greg Abbott dio a los funcionarios locales solo 48 horas para sugerir cuáles de las docenas de distritos censales en Brownsville eran más necesitados. Garza dijo que muchos de los funcionarios querían que se eligieran áreas densas del centro para que más residentes pudieran beneficiarse.

Abbott y su oficina de desarrollo económico declinaron discutir por qué seleccionaron a Boca Chica sobre otras áreas arruinadas en Brownsville o si discutieron el tema con SpaceX o sus grupos de presión.

A medida que el sitio de SpaceX crecía, quedó claro que no podía coexistir con Boca Chica. Los lanzamientos de prueba que comenzaron en 2019 ocasionalmente rompían ventanas. Un lanzamiento inició incendios forestales que arrasaron 100 acres de un refugio de vida silvestre cercano. El camino desde Brownsville se cerró durante los días de lanzamiento, lo que dejó a los locales varados y cerró el acceso público a la playa para los residentes de Brownsville.

Musk anunció en 2019 que SpaceX compraría todas las casas de Boca Chica que aún no había comprado. Las casas en el área habían cambiado de manos anteriormente por US$85.000 o US$90.000, y SpaceX comenzó a ofrecer a los propietarios tres veces el valor de tasación de sus viviendas, según las cartas que envió a los residentes. Muchos aceptaron los acuerdos. Quedan aproximadamente media docena de casas sin acuerdo.

Stevens, quien aceptó la compra de SpaceX pero declinó revelar la cantidad, dijo que el dinero no sería suficiente para trasladarse a un punto que coincida con las vistas despejadas del océano, la soledad y los cielos estrellados de Boca Chica. “Lo que me dieron comprará una casa, pero no me comprará una casa como esta”, dijo.

A largo plazo, un puerto espacial importante podría transformar todo el valle del Río Grande, según Gilberto Salinas, quien ayudó a reclutar a la compañía en el área hace una década, cuando era miembro del consejo de desarrollo de Brownsville. Salinas, ahora miembro del Comité Asesor Aeroespacial y de Aviación de Texas, dijo que el proyecto era una necesidad económica para una de las comunidades más pobres del país. “¿Para que nuestros jóvenes puedan soñar en grande y tener una carrera interestelar en su propio patio trasero? Eso no tiene precio”, dice.

Para Bezos, no había preocupaciones sobre el desplazamiento de un barrio residencial por su planta de motores de cohetes.

El programa de zonas de oportunidad aún languidecía en el Congreso en 2017 cuando Blue Origin de Bezos anunció que establecería operaciones en Cummings Research Park, un crisol de 3.000 acres de compañías Fortune 500, empresas de nueva tecnología y laboratorios universitarios en Huntsville, Alabama. El parque de investigación, fundado por el pionero espacial Wernher Von Braun, tenía sentido logístico para Blue Origin: está cerca del Centro Espacial Marshall de la NASA, lo que ayudó a que Huntsville obtuviera el apodo de “Rocket City”. Los funcionarios de Alabama también ayudaron a hacerlo más atractivo financieramente, al otorgar a Blue Origin US$16 millones en incentivos.

Al año siguiente, cuando la compañía finalizó sus planes de construcción, la administración de la gobernadora de Alabama Kay Ivey, incluyó el área censal de Cummings en su lista de zonas de oportunidad. Blue Origin podría potencialmente ahorrar decenas de millones de dólares en impuestos federales si aprovecha el beneficio de la planta de US$200 millones, teniendo en cuenta la tasa impositiva del 20% sobre las ganancias de capital en 2018. La compañía ha dicho que en la producción máxima, la planta de cohetes podría emplear a 400 personas.

El parque en sí es la antítesis de la angustia económica, con 26.000 empleos y 300 empresas, entre ellas Lockheed Martin, Teledyne y Booz Allen Hamilton. La gran mayoría de sus trabajadores viajan desde otros lugares. Pero el factor de calificación clave para las zonas de oportunidad es el ingreso per cápita de los residentes a tiempo completo de una sección del censo, que está por debajo de la mediana de Huntsville. El parque está ubicado cerca de un proyecto de vivienda pública y algunos vecindarios de bajos ingresos, lo que satisface la definición del programa de problemas económicos.

Incluso algunas personas que dirigen Cummings se sorprendieron al enterarse de que estaba entre los 10 distritos elegidos de Huntsville. Erin Koshut, su directora ejecutiva, dijo que sus funcionarios no discutieron el programa con la oficina del gobernador hasta después de la selección.

La oficina de Ivey declinó responder a preguntas sobre por qué se eligió el área censal del parque de investigación en lugar de otro de los vecindarios con dificultades de Huntsville. La oficina de Ivey dijo que no discutió el asunto con Blue Origin.

Alex Flachsbart, quien fundó un grupo sin fines de lucro que conecta a inversionistas con zonas de oportunidad de Alabama, cree que Cummings tiene tanto potencial para crear empleos que fue una elección acertada de la oficina del gobernador. “Si quieres cambiar un área, el trabajo es el factor”, dice.

Una crítica emergente de las zonas de oportunidad es que las nuevas inversiones pueden excluir a los residentes de las viviendas locales. En los vecindarios cerca de Cummings, es una imagen mixta. Se están construyendo algunas viviendas modestas en la zona, dafirma Harrison Diamond, director de desarrollo económico de Huntsville. Pero también hay complejos de apartamentos de alta gama en obras cerca del parque donde los alquileres estarían fuera del alcance de muchos residentes locales, dice. Aunque algunas familias más jóvenes se están mudando, asegura, “todavía estamos esperando más cambios que ayuden a mejorar el vecindario”.

Mary Ellen Judah, una defensora de la vivienda asequible, califica el programa como una oportunidad perdida. “Hubo muy poco contacto previo con las personas en el área, por lo que no es sorprendente que no hayan visto el beneficio”, dice Judah, directora ejecutiva del grupo Neighborhood Concepts.

A pesar de toda la rivalidad entre Musk y Bezos, Branson los está superando en la carrera espacial por zonas de oportunidad, con proyectos en California y Nuevo México para avanzar en su objetivo de cobrar a los posibles turistas espaciales por vuelos suborbitales.

Virgin Galactic de Branson está construyendo su llamado SpaceShipTwo en el puerto aéreo y espacial de Mojave en California, una instalación de pruebas civiles que alberga a varias compañías aeroespaciales y es parte de una zona de oportunidad designada.

Virgin Galactic también anunció este año que operaría vuelos de turismo espacial desde Spaceport America, un elegante campo de lanzamiento y terminal en Nuevo México. El estado gastó más de US$220 millones en fondos de los contribuyentes para construir las instalaciones hace más de una década, antes de que se propusiera el programa de zonas de oportunidad, con el entendimiento de que Virgin algún día basaría sus operaciones de vuelos turísticos allí. El beneficio de la zona de oportunidad podría aplicarse a los pagos de arrendamiento en curso y las mejoras del sitio. Se espera que esa operación cree alrededor de 200 empleos, dijeron funcionarios de desarrollo económico de Nuevo México.

Funcionarios de Nuevo México declinaron decir si Branson solicitó que se incluyera la ubicación de Virgin Galactic en el programa. Funcionarios locales en California dijeron que no tuvieron conversaciones con nadie en Virgin Galactic y presionaron para que se incluyera el sitio de Mojave debido a su potencial de creación de empleo. La compañía declinó responder a preguntas escritas. En documentos presentados ante la Comisión de Bolsa y Valores, indica que aún no ha pagado impuestos federales porque no ha comenzado a recibir pasajeros pagos ni ha obtenido ganancias.

El servicio en Spaceport America está programado para principios del próximo año, con Branson como el primer pasajero. Cientos de personas han depositado la tarifa de US$250.000 para un vuelo suborbital. Virgin Galactic ha dicho que espera ser rentable en 2021. Algunos analistas predicen que los ingresos anuales de la compañía podrían superar los US$1.000 millones en unos pocos años.

Biden, quien promete eliminar muchas de las exenciones fiscales de Trump para los ricos, ha indicado que preservará las zonas de oportunidad, mientras presiona por más transparencia y mejores acuerdos para las comunidades.

Mientras tanto, los asesores financieros que han estado comercializando zonas de oportunidad para los inversionistas han encontrado un lado positivo en la propuesta de Biden de aumentar la tasa impositiva sobre las ganancias de capital: haría que el subsidio de la zona de oportunidad sea aún más valioso.

Nota Original:Musk, Bezos Space Race Gets a Boost From Anti-Poverty Tax Break

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Yahoo Finanza


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *