El Festival de Cine Latinoamericano de La Plata celebra 15 años con una programación online

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La industria del cine es una de las más golpeadas durante la pandemia del coronavirus. Salas cerradas, filmaciones detenidas y muchos de los festivales de cine de todo el mundo suspendidos. La Argentina no escapó a esta realidad y los festivales nacionales, en especial los realizados de manera independiente, tuvieron que ser cancelados o adaptados a una nuevas formas de exhibición. Por esa razón, los organizadores del Festival de Cine Latinoamericano de La Plata decidieron adaptarse a las nuevas condiciones y realizar su 15° edición de manera online y gratuita.

Para conocer más del festival, Infobae Cultura entrevistó a Federico Ambrosis, uno de sus directores. “Las primeras semanas de la pandemia tuvimos que rever toda la estructura del festival fueron momentos difíciles ya que tuvimos que pensarlo desde cero, como adaptarnos a lo digital y cómo sería la relación con los directores y el público. Un poco, la alianza con la plataforma Octubre TV nos facilitó la idea de poder llegar a todo el país con nuestras películas y con esa motivación decidimos abrir la convocatoria. Sabíamos que había un montón de películas por estrenar y que necesitaban ser visibilizadas. El FESAALP, como el resto de los festivales de nuestro país, es una pantalla alternativa y necesaria del cine independiente”, destaca él

Esta nueva realidad no significó que el festival pierda la calidad o el prestigio que lo caracterizó durante estos años. La programación de su nueva edición con 155 películas incluye las competencias oficiales de largometrajes y cortometrajes de Latinoamérica, una Competencia de largometrajes de Argentina y las secciones La Plata Filma y Aullidos. Además, se destacan películas invitadas como “Historia de lo oculto”, de Cristián Ponce y “La vuelta de San Perón”, de Carlos Müller. Por otra parte, habrá una retrospectiva dedicada al director Fernando Spiner y dos muestras invitadas “Cine+Video Indígena”, de Chile y “Pandemos” (cortos colaborativos). También contarán con las secciones Derechos Humanos, Cine por Mostras y Cine desde los barrios. Además, como no todo en los festivales son proyecciones, desde el canal oficial del festival en youtube se llevarán adelante conferencias, charlas y presentaciones de libros.

El FESAALP con sus quince ediciones ya es un hito en la ciudad y entre los festivales de cine del país. Desde los primeros tiempos, su programación tuvo un anclaje en América Latina y no solo en nuestro país. “Siempre que pensamos la estructura del festival y su programación, lo hacemos sobre los procesos latinoamericanos que nos atraviesan como cultura y sociedad. Eso lo tratamos de reflejar en cada una de las secciones”, comenta Ambrosis y adelanta algo de la programación: “Además de las tradicionales competencias de largos y de cortos, volvemos a sumar la competencia de largos argentina porque sabemos que es necesaria una visión federal del país y este año vamos a poner el ojo y el foco en una retrospectiva a Fernando Spiner, que para nosotros es uno de los grandes referentes no sólo del cine argentino sino del latinoamericano”.

Para todos los festivales fue muy complicado resolver qué harían en un año tan complicado que daba la opción de suspender o adaptarse a la dinámica online. El director del FESAALP cuenta su experiencia: “Creo que lo digital nos da la posibilidad de que el festival se haga conocido desde Jujuy hasta Tierra del Fuego, que todos los argentinos puedan acceder a nuestra programación, que va a ser gratuita a través de la plataforma Octubre TV, que van a estar disponible todos los días desde el 28 de noviembre que arranca hasta el 05 de diciembre que termina, sin restricción ni cupo de espectadores eso da la posibilidad de que durante toda la semana se pueda ver este cine latinoamericano tan cerca y de tan difícil acceso durante todo el año”. A pesar de poder desarrollar el festival, Ambrosis aclara que no fue un año bueno para ellos: “no nos imaginábamos que este año iba a ser tan difícil no solo por el tema de la pandemia, sino también por un gran conflicto con el actual presidente del INCAA, Luis Puenzo, por la determinación del Instituto de desprenderse y de terminar con el Programa de Festivales Nacionales. Es muy difícil pensar en festejos. Una vez más, el festival es una pantalla de resistencia, a través de sus películas, sus charlas de sus conferencias y cada una de las actividades que realizamos en el mismo”.

“Los festivales nacionales son fundamentales. Son una garantía para que las películas argentinas lleguen a todo el país. Me parece súper necesario. Al mantenerse online, han mantenido vivo ese espíritu de seguir nutriéndonos de ese cine diferente que se elige en ellos que no es el cine comercial que se pasa en las salas atiborradas. Son miradas personales sobre la realidad que son siempre más interesante y enriquecedoras”, remarca el director Fernando Spiner, uno de los homenajeados de esta edición del FESAALP, y agrega: “es una situación muy excepcional la que estamos pasando, cuando pase es necesario replantearse un poco el lugar del cine argentino en las salas, la llegada del cine argentino al público, como encontrar la manera para que no solo la televisión lleve gente a las salas, sino que haya un circuito que sea accesible, permanente y que renueve el deseo de la gente quiera ver películas que suceden acá, que son nuestras historias, que son nuestros actores, porque hay un cine argentino muy bueno. Espero que a la salida de esta situación se pueda dar un poco más de debate para mejorar”.

Para seguir trabajando en conjunto de manera colectiva el FESAALP no trabaja solo. Forma parte de RAFMA (Red Argentina de Festivales y Muestras Audiovisuales) que les da la posibilidad de acceder a todas las experiencias de todos los gestores culturales del país y donde también se está trabajando para la construcción de una red latinoamericana ya que consideran que lo importante siempre es la acción colectiva.

Los recomendados de la programación:

De la competencia de largometrajes se destacan: “Sirena”, de Carlos Piñeiro (Bolivia), “Los Fantasmas”, de Sebastián Lojo (Guatemala – Argentina), “La pesca del atún blanco”, de Maritza Blanco Ruano (Colombia), “Silencio radio”, de Juliana Fanjul (México), “Los Hijos del viento”, de Marcelo Gálvez (Argentina), “Dos Fridas”, de Ishtar Yasin (Costa Rica), “El gran viaje al país pequeño”, de Mariana Viñoles (Uruguay) y La casa de Argüello, de Valentina Llorens (Argentina).

Por su parte, los imperdibles de la Competencia Oficial Argentina son: “Un Hombre Alado”, de Felipe Restrepo; “Los Errantes”, de Irene Franco; “Línea 137”, de Lucía Vassallo; “Mañana tal vez”, de Florencia Wehbe y “Cumbia que te vas de ronda”, de Pablo Ignacio Coronel

INFOBAE


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *