El coronavirus sigue imparable en Latinoamérica

SANTIAGO DE CHILE (AP) — Los contagios de coronavirus siguen imparables en países de Latinoamérica y en algunos casos rebasan los cada vez más agotados servicios hospitalarios públicos en la región. Bolivia, Colombia y Chile reportaron cifras récords de infecciones, en tanto que Argentina evaluaba endurecer la cuarentena debido al incremento de los enfermos. México, por otro lado, se prepara para una nueva fase de reapertura económica.

En Bolivia la pandemia tocó su pico más alto con 913 contagios en un día, mientras las autoridades advertían que los hospitales y laboratorios de diagnóstico en varias regiones ya están en colapso. Se han registrado casos de pacientes que mueren en las puertas de hospitales debido a que no disponen de espacios, reportaron medios televisivos locales. El país andino tenía al domingo un total de 17.842 contagios y 585 decesos.

La situación variaba según las regiones. En Santa Cruz y Beni —las más golpeadas del oriente que concentran hasta el 80% de contagios— los hospitales y laboratorios ya han sido desbordados. En otras ciudades del occidente como La Paz todavía no se llegó a esa situación, según las autoridades.

“Algo no estamos haciendo bien, algo no está funcionando que nos está llevando a que esta pandemia empiece a afectar a más gente”, reconoció el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, en entrevista con una emisora de La Paz.

Las autoridades sanitarias anticiparon un aumento de las infecciones desde que se suspendió la cuarentena hace dos semanas en gran parte de Bolivia.

En Chile, mientras tanto, el panorama tampoco es alentador. El número de contagios diarios alcanzó un nuevo récord el domingo (6.938), para un global de 174.293, con 3.323 fallecidos, sumando los 222 anunciados en la jornada.

El nuevo ministro de Salud, Enrique Paris, prometió el domingo un diálogo con todos los sectores y “transparencia” en el reporte de los datos de casos y defunciones por COVID-19. La víspera se anunció su designación en sustitución de Jaime Mañalich, quien dio un paso al costado en medio de cuestionamientos sobre el manejo de la pandemia y la manera de contabilizar los casos.

Las autoridades de salud reiteraron asimismo el llamado a los chilenos a que cumplan la cuarentena. En el terreno político, se llegó a un acuerdo nacional de todas las fuerzas en el Congreso que supone, entre otras medidas, que la ayuda a las familias más vulnerables por la contingencia sanitaria suba de 65.000 pesos chilenos (82 dólares) a 100.000 (126 dólares).

“En los momentos más difíciles, Chile vuelve a dar lo mejor. Hace pocas horas logramos, en un esfuerzo transversal, el #AcuerdoCovid por la protección, la reactivación y la responsabilidad fiscal”, anunció el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, en Twitter.

El acuerdo contempla la creación de un programa fiscal adicional de hasta 12.000 millones de dólares en los próximos dos años y medidas para impulsar la reactivación económica a través de apoyo a empleos y pequeñas y medianas empresas, señaló el ministro.

En Argentina también se reportó un aumento significativo de casos diarios (1.531), para un total de 30.295 y 819 muertes. El presidente Alberto Fernández dijo en declaraciones a radios locales que estaba evaluando endurecer la cuarentena, restringir más el transporte y las salidas a correr.

“La gente siente que esto ya pasó y no pasó nada”, señaló Ferenández, en relación al relajamiento social y que creen que este es un problema exclusivamente de los barrios populares. El virus “está distribuido en todos los barrios de Buenos Aires”, concluyó.

Colombia, por su parte, reportó el domingo la cifra más alta de contagios en un solo día desde la llegada de la pandemia al país el 6 de marzo, con 2.193 infecciones en las últimas 24 horas, elevando el total a 50.939 casos y 1.667 decesos.

El Instituto Nacional de Salud indicó que 1.472 profesionales de salud han resultado contagiados por COVID-19, de los cuales 1.268 se han recuperado y 189 casos se encuentran en aislamiento obligatorio de 14 días. Además, el domingo aumentó a 16 el número de muertos entre el personal médico a causa de la enfermedad.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, decretó una alerta amarilla en los hospitales de la ciudad, después de que se reportó a 405 pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos y una ocupación del 55%.

Por su parte, a unas horas de que la mitad de los estados entren a una nueva fase de reapertura económica, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que México ya va superando la pandemia por coronavirus.

A partir del lunes 16 de las 32 entidades pasarán de color rojo a color naranja en el semáforo epidemiológico que desde hace un par de semanas regula las actividades económicas y sociales en el país.

“Estamos dejando atrás la etapa más difícil de la pandemia de COVID-19”, dijo el mandatario en un mensaje en video. “No es echar al vuelo las campanas, no es cantar victoria, pero considero que ya pasó lo más difícil, lo más riesgoso”.

Horas más tarde, las autoridades sanitarias reportaron 146.837 contagios y 17.141 decesos.

Con el paso al color naranja, los 16 estados podrán realizar algunas actividades que estaban prohibidas en la etapa anterior, entre ellas la apertura de centros comerciales, de hoteles y restaurantes, todos con capacidad restringida.

“Ahora sí recobremos nuestra libertad y actuemos con criterio, y vamos a cuidarnos nosotros mismos, ya que no sean las autoridades las que nos den las recomendaciones. Claro, hay que estar pendiente de todo lo que recomiendan hacer las autoridades sanitarias, pero lo más importante es que ya nos cuidemos nosotros mismos y que, sin miedos, sin temores, vamos a recobrar toda nuestra libertad con la premisa de que ya aprendimos a cuidarnos”, dijo el presidente.

El mandatario comenzará el lunes una gira por los estados de Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Hidalgo y Morelos, en el centro y oriente del país.

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell dijo que no han pensado restricciones más fuertes para que la gente respete las actividades permitidas en el semáforo y aseguró que es momento de comenzar a convivir con la enfermedad.

“Debemos encontrar maneras de interactuar con el virus porque va a seguir ahí”, afirmó.

En Venezuela, la cifra de contagiados se elevó a 2.953 luego de que se registraron 74 nuevos casos en las últimas 24 horas, 70 de ellos “importados” por venezolanos que ingresaron al país durante la pandemia, dijo el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, en una declaración televisada.

Además, el número de fallecidos aumentó a 25 tras sumarse la muerte de una mujer de 71 años que, como comerciante, tuvo contacto con personas vinculadas al “peligroso” foco detectado en un mercado popular en la ciudad occidental de Maracaibo, donde se mantienen activos cerca de 150 casos y han fallecidos otros seis contagiados.

Desde que se detectaron los dos primeros casos positivos del nuevo coronavirus el 13 de marzo, Venezuela contabiliza 0,84 fallecidos por cada millón de habitantes.

De los nuevos infectados, 50 son venezolanos que regresaron al país procedentes de Colombia y nueve de Brasil.

En el otro lado del espectro, los pequeños países de Uruguay y Paraguay constituían un ejemplo de control de la pandemia. Uruguay reportaba tres días consecutivos sin nuevos contagios, cuyo acumulado es de 847 en todo el país y 23 fallecidos, mientras que en Paraguay no ha reportado ningún muerto en más de un mes.

En Paraguay se contabilizan 1.289 personas contagiadas y sólo 11 fallecidos. El país entrará el lunes a una nueva fase que permitirá reiniciar algunas actividades económicas.

La pandemia también obligará a que por primera vez en su historia los miembros del Mercosur realicen una cumbre de líderes de forma virtual, según anunció el Ministerio de Exteriores de Paraguay, vía Twitter. “Cumbre de presidentes y cierre de la Presidencia Pro Témpore de Paraguay se realizará vía videoconferencia, entre los días 29 de junio y 2 de julio”, afirmó la institución.

La inusual medida se toma “mientras duren las restricciones al desplazamiento internacional de los ciudadanos, relacionadas con la prevención y combate contra el COVID-19”, señala un comunicado.

En Guatemala, el ministro de Salud Hugo Monroy dijo que el número de casos de coronavirus ascendió a 9.461, con 384 fallecidos.

Minutos después, el presidente Alejandro Giammattei ordenó nuevas medidas restrictivas, como la limitación de circular en cuatro departamentos: Guatemala, Sacatepéquez, El Progreso y San Marcos que concentran el mayor número de contagios.

El presidente también dijo limitó durante la semana la circulación de vehículos por números de placas y dijo que los próximos dos domingos serán de cierre total con toque de queda de 24 horas para disminuir los contagios.

En América Latina se han registrado más de 1,5 millones de contagios y más de 75.000 fallecidos.

El coronavirus ha infectado a más de 7,8 millones de personas y causado la muerte a más de 431.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *