Científicos descifran los «secretos ocultos» de la tinta negra y roja de los papiros egipcios

Un equipo de científicos liderado por el Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón (ESRF, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Copenhague ha descubierto los ingredientes que forman parte de la composición de la tinta de los papiros egipcios entre los años 100 y 200 d. C.

Los hallazgos, publicados esta semana en la revista PNAS, indican que la antigua civilización probablemente utilizó plomo para secar los escritos en lugar usarlo como pigmento. La técnica es similar a las prácticas europeas durante el desarrollo de las pinturas al óleo en el siglo XV, según detalla un comunicado de ESRF.

«El hecho de que el plomo no se haya agregado como pigmento sino como secador infiere que la tinta tenía una receta bastante compleja y no podía ser hecha por cualquiera. Suponemos que hubo talleres especializados en la preparación de tintas», explicó uno de los autores del estudio, Thomas Christiansen.

Los expertos utilizaron poderosos rayos X para analizar 12 fragmentos de los papiros de la biblioteca del templo de Tebtunis, con el fin de sondear la composición química, molecular y estructural de las tintas desde la escala milimétrica hasta la submicrométrica.

«Al aplicar tecnología de vanguardia del siglo XXI para descifrar los secretos ocultos de la tecnología de tinta antigua, estamos contribuyendo a revelar el origen de las prácticas de escritura», agregó la científica Marine Cotte.

Los egipcios usaban tinta negra para escribir el cuerpo principal del texto, mientras que la tinta roja se usaba a menudo para resaltar títulos, instrucciones o palabras clave. Sus mensajes son pioneros en la preservación del pensamiento humano mediante la aplicación de tinta sobre un material flexible y duradero, como el papiro, desde los años 3.200 a. C.

Curiosidades de la tinta roja

Según los autores, utilizar el plomo como secante ayuda para que la tinta se quede en el papiro. Además, el artículo detalla que el color rojizo de una de las tintas proviene de las mezclas con ocre.

No obstante, el equipo se sorprendió al encontrar que el pigmento rojo está presente como partículas gruesas, mientras que los compuestos de plomo se difunden en las células del papiro a escala micrométrica, creando un efecto de anillo marrón alrededor de las letras como si estuvieran delineadas.

«Creemos que el plomo debe haber estado presente en un polvo fino y tal vez en un estado soluble, que cuando se aplicó, las partículas grandes permanecieron en su lugar, mientras que las más pequeñas ‘se difundieron’ a su alrededor», señaló Cotte.

Sin embargo, la científica mencionó que todavía se desconoce si estos sulfatos y fosfatos de plomo estaban inicialmente presentes en la tinta o se formaron después.

RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *