Bernardo Pie dice sentirse listo para buscar la medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio

Bernardo Pie es uno de los jóvenes dominicanos que ha pavimentado su legado en las artes marciales, a través del taekwondo. Fue ganador de la medalla de plata durante sus primeros Juegos Panamericanos en Lima 2019, así como uno de los primeros atletas dominicanos en clasificarse para participar en los Juegos Olímpicos que serán celebrados en Tokio.

Bernardo Pie es uno de los jóvenes dominicanos que ha pavimentado su legado en las artes marciales, a través del taekwondo. Fue ganador de la medalla de plata durante sus primeros Juegos Panamericanos en Lima 2019, así como uno de los primeros atletas dominicanos en clasificarse para participar en los Juegos Olímpicos que serán celebrados en Tokio.

Conversando de manera exclusiva para ESPN, el nativo de Monte Plata habló sobre varios temas, incluido lo ocurrido durante la pelea por el oro en Lima, la búsqueda de una medalla en Tokio como redención por lo ocurrido durante los panamericanos y el trabajo comunitario que realiza con su hermano, el medallista olímpico y panamericano, Luisito Pie.

“Mi camino en el taekwondo inició uno o dos años después del de mi hermano. Recuerdo que vimos los Juegos Nacionales del 2006 que se celebraron en Monte Plata y aunque no estábamos empapados del deporte, por nuestra edad, nos llamó la atención. Mi hermano, al ser mayor que yo, cambió el atletismo por el taekwondo y al año siguiente cambié mis estudios al horario de la mañana para poder practicar también. Lo que te puedo decir es que desde muy pequeños existía ese amor por las artes marciales, nos poníamos a tirar patadas y practicar con los amiguitos del barrio”, dijo el atleta con respecto a sus inicios.

Bernardo Pie tuvo su primer torneo en el año 2012, en un evento celebrado en Puerto Plata. Allí clasificó a la pelea final, pero no combatió en ella por una situación muy particular, enfrentarse a su propio hermano.

“Recuerdo muy bien que las finales de ese torneo iban a hacer entre Luisito y yo. Nosotros no quisimos pelear, cosa con la que nuestro entrenador estuvo de acuerdo, así que decidimos que la competencia se definiría tirando una moneda, la cual le favoreció a Luisito. Fue una experiencia muy bonita”.

Conversando sobre lo ocurrido en su primera participación en Juegos Panamericanos, Pie afirma que pudo haber tenido una mejor participación de no ser por la lesión que sostuvo en su pelea semifinal.

“Tuve una excelente preparación para el evento en México por más de un mes. Lima ha sido uno de los eventos que me han marcado, ya que desarrollé bastante mi madurez como atleta, por lo que entiendo fue una etapa que aproveché bastante. Esa fue una de las competencias donde más desarrollé mi capacidad deportiva, no me sentí conforme con el resultado de la medalla de plata, ya que pasamos por una dificultad importante, la ruptura de un dedo de mi mano derecha durante las semifinales contra el competidor de Canadá”.

“Recuerdo que los médicos me preguntaron si quería participar del combate, les dije que sí, porque entendía que podía. Aunque tiré las finales así, entiendo que podía dar más. Traté de dar el 100 por ciento, cometí algunos errores, he visto ese video muchas veces para aprender de lo ocurrido. Ha sido una experiencia bonita, pero me marcó bastante. He podido sentar cabeza y autoevaluarme, me di cuenta que tengo mucho potencial, lo que queda es seguir trabajando”, agregó el atleta.

Es por esa situación que Bernardo Pie ve los próximos Juegos Olímpicos como una oportunidad para dar más, una oportunidad de redención.

“Vengo de un ciclo impecable, en todas las competencias di buenos resultados, tuvimos un campeonato mundial previo a los juegos panamericanos, donde me fue bien, aunque no subí al podio. Supe que podía ser una pieza clave para los panamericanos a raíz de eso. Luego para el preolímpico conocía a mis competidores y sabía quiénes iban a ser los más difíciles. Gracias a Dios pudimos hacer el trabajo y logar la clasificación, estamos listos para el reto y para representar al país”.

El artista marcial indicó que el trabajo de su hermano y el hecho de que es un medallista olímpico le sirven como inspiración, porque desde pequeño ha seguido sus pasos.

“Poder seguir el camino de mi hermano es algo extraordinario, significa mucho para mí tener esa oportunidad, me motiva a seguir creciendo como persona y como atleta, por lo que creo que llegaré a Tokio y haré un buen trabajo, si Dios lo permite”.

ESPN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *