Ana Brenda no pudo evitar emocionarse al recordar sus inicios en el mundo artístico y la culpa que carga con ella.

El éxito no siempre ha estado presente en la vida de Ana Brenda. Con apenas 15 años y tras dejar atrás su pueblo en busca de una oportunidad en la caótica Ciudad de México

El éxito no siempre ha estado presente en la vida de Ana Brenda. Con apenas 15 años y tras dejar atrás su pueblo en busca de una oportunidad en la caótica Ciudad de México, la actriz mexicana vivió el ‘primer fracaso realmente fuerte’ de su carrera como integrante de T´de Tila, un grupo musical surgido del reality show Popstars de Televisa del que formó parte en 2003.

«El proyecto no tuvo el éxito que se esperaba. Salimos de este encierro, creíamos que nuestra vida iba a cambiar y de repente empezamos a ver como que todas estas cosas que estaban relacionadas y con las cuales iban a producir el disco no se estaban poniendo de acuerdo y que era un poco difícil salir adelante y sacar el proyecto adelante», se sinceró la protagonista de exitosas telenovelas como La que no podía amar a través de su canal de YouTube.

La también heroína de Por amar sin ley contó que tras esta experiencia agridulce se vio obligada a regresar a su pueblo, donde le tocó enfrentarse a las burlas de muchos.

«Todas nos regresamos a nuestras casas, obviamente yo regresé a Río Bravo, Tamaulipas, a mi pueblo y pues claro que me enfrenté con muchísimas cosas muy duras, muchas cosas que se hablaban, mucha gente de mi edad burlándose, mucha gente diciéndome como ‘ay se quiso ir y no le jaló'», compartió. «Pero al mismo tiempo eso me dio muchísima fuerza, me picaron la cresta y yo dije ‘pues ahora voy y lo hago'».

Ana Brenda no pudo evitar emocionarse al recordar los sacrificios que tuvieron que hacer sus padres para que ella pudiera abrirse camino como actriz y cantante.

«Le hice huelga de hambre a mis papás, les dije ‘no voy a comer si no me dejan ir a la Ciudad de México’ y hoy por hoy entiendo y sí me da un poco de sentimiento», dijo la actriz justo antes de romper a llorar. «Tenía poquito miedo de hablar de todas esas cosas porque son recuerdos empolvados de toda la vida», admitió la estrella de exitosas telenovelas de Televisa.

Ahora que ha pasado el tiempo Ana Brenda entiende más que nunca todo lo que tuvieron que sufrir sus padres al verla partir con apenas 15 años a la Ciudad de México.

«Entiendo muchísimo a mis papás y lo agradezco mucho [porque] no debe ser fácil haber dejado ir una hija a los 15 años a una ciudad y a un medio tan complicado y del cual se hablaban cosas bastante duras y yo es algo que voy a agradecer toda la vida», expresó entre lágrimas.

«Y también las decisiones que tomamos tienen consecuencias. A veces también me he culpado muchas veces y he dicho yo quise hacer lo que yo quería hacer en la vida y hay gente que ya no está hoy por hoy y pude haber pasado más tiempo con ellos», reconoció Ana Brenda.

Fuente people en español

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *